lunes, 15 de enero de 2018

Biblioteca de Monzalbarba (Zaragoza)

Sin duda esta es una biblioteca preciosa. Nueva, bien organizada, iluminada, espaciosa... pero fue la única a la que acudió únicamente una familia.

En este barrio, el colegio está situado precisamente en frente de la biblioteca, pero hacen jornada continua. Quizá fue por eso,  aunque lo cierto es que el gran reto de las bibliotecas actuales está justamente en que los usuarios lleguen hasta ellas.

Hace más de 20 años que me formé como bibliotecaria, y a lo largo de este tiempo he trabajado siempre como mediadora de lectura, librera y cuentacuentos... he podido vivir en primera persona la informatización de los catálogos de las bibliotecas.

Sí, efectivamente, no hace tantos años que todavía se hacía el préstamo manualmente, con catálogos en fichas de papel, y todavía hoy se mantiene este sistema en alguna biblioteca muy pequeña porque no sale rentable informatizarla.

En aquellos años, algunos bibliotecarios se resistían y continuaban con sus libros de registro manuales a pesar de ser ya innecesarios.

Después he visto cómo se actualizaban los responsables y trabajadores de las bibliotecas, gracias precisamente a las carreras universitarias de Diplomatura como la que yo cursé, el Grado actual o incluso la Licenciatura en Documentación. Eso sin olvidar el resto de titulaciones de especialización, cursos de actualización, reciclaje, etc. creados por y para este colectivo.

Así pues, tenemos hoy en día bibliotecas informatizadas y con profesionales preparados.
Las colecciones también están expurgadas, ordenadas y bien mantenidas gracias a su labor y con gran esfuerzo han conseguido que las administraciones se ocupasen de asignar un equipamiento adecuado.

Muchas bibliotecas se han trasladado en estos años a nuevos edificios y desde luego que hoy por hoy podemos decir que tenemos unas bibliotecas más que adecuadas... todas disponen de internet, de ordenadores, impresoras, algunas wifi... incluso conozco bibliotecas que prestan un lector de libros electrónicos o un portátil a sus usuarios.

Hemos trabajado mucho para conseguir estas bibliotecas, pero ahora tenemos un reto ante nosotros: conseguir que los usuarios lleguen hasta allí y hagan uso de las instalaciones y de los servicios que con tanto esmero hemos organizado.

Estoy convencida de que el primer escalón lo tenemos en las familias que han asistido a estas sesiones en el Rincón Peque de las bibliotecas municipales de Zaragoza... ellos son nuestro presente y nuestro futuro.





No hay comentarios :

Publicar un comentario